INAUGURACIÓN DE LA ERMITA DEL CARMEN DE ALBARRACÍN

Fuente: Diario de Teruel 19/07/2018 - Teruel

Los vecinos de Albarracín elogiaron este lunes la restauración integral de la ermita de Nuestra Señora del Carmen llevada a cabo por la Fundación Santa María con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel (Fite). La inversión de 80.000 euros en dos anualidades ha permitido recuperar tanto el exterior como el interior de este monumento del siglo XVIII, que ha recuperado su esplendor como lugar de culto y como mirador privilegiado del conjunto monumental de la ciudad, del que se encuentra aislado.

La inauguración de la restauración de la ermita del Carmen se convirtió en una fiesta local. Tras la novena en honor a la Virgen en la iglesia de Santiago, los vecinos fueron en procesión hasta el templo donde, tras un breve acto religioso presidido por el obispo de la diócesis de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez, pudieron conocer las obras llevados a cabo.

El acto terminó con una merienda popular para todos los asistentes en el portal de Molina, que contó con los dulzaineros del Tío Gato y en la que se bailó la jota de La Hurtada.

Los vecinos de Albarracín mostraron su satisfacción por la recuperación de la ermita del Carmen y felicitaron a los empleados de la Fundación Santa María por el trabajo realizado.

El director gerente de la Fundación Santa María, Antonio Jiménez, subrayó que la restauración integral de la ermita del Carmen ha supuesto “subir un peldaño en la regeneración de Albarracín con la restauración del patrimonio público”.

“Era un punto oscuro que quedaba en el entorno y que necesitaba ser atendido. Su precaria situación quedaba en evidencia cada vez que alguien preguntaba qué era aquel monumento”, añadió Jiménez. 

En su opinión, es necesario “atender” el conjunto histórico de Albarracín, pero también “entender” su entorno y los espacios libres del conjunto. En este caso, la ermita es además de un lugar de culto un mirador hacia la trasera colgada del caserío con la catedral en el centro.

La ermita del Carmen es un significativo monumento, del siglo XVIII,  que se ubica aislado del conjunto monumental de Albarracín, formando parte intrínseca del espectacular paisaje de su entorno. Se acaba de restaurar en su integridad, en dos fases de intervención, correspondiente a dos anualidades sucesivas. Mientras en el ejercicio 2017 se aborda su restauración arquitectónica exterior, en esta anualidad se ha concluido su intervención interior, recuperando la espectacularidad colorista que seguro tuvo en origen.

Aunque algunos textos hablan de su origen medieval, no existen datos concretos de la construcción, ni documentes relevantes que atiendan su evolución, salvo dos cerámicas incrustadas en el frontis alto de acceso  a la propia ermita, a un lado y otro de su puerta de entrada. Son dos cerámicas manuales y cuadradas, de unos 20 cm. de lado, que recogen en caligrafía azul sobre fondo blanco, la concesión de  indulgencias  por parte de algunos obispos, por rezar un Ave María a  Nuestra Señora del Carmen. Las huellas de su actual restauración, como la fisonomía general del monumento hablan de una ermita que pudo construirse en esta época dieciochesca, quizá con algunas modificaciones menores, como constata su similitud constructiva y decorativa, semejante a otros monumentos de la ciudad.

Es un pequeño edificio religioso de unos 18 metros de largo, y tan sólo 6 de ancho, construido en mampostería caliza, y rejuntado de mortero de cal, que se dispone en tres cuerpos sucesivos, correspondientes al atrio, nave única con  dos tramos de bóveda con lunetos y una destacada cúpula, cuyo muro de apoyo frontal  sustenta el retablo mayor, separando el tercer cuerpo añadido de la sacristía, que a su vez disponen de dos niveles superpuestos con un lateral saliente en el alto, en el que se incorporó el campanario. Cuenta con un pequeño cuerpo de campanas añadido al  lateral derecho del monumento, con una doble arcada alta, en la que se alojan las dos pequeñas campanas de los años 1692 y 1906 según aparece en sus respectivas inscripciones. Mientras que la cubierta se construyó con una sencilla estructura de madera sobre la que apoya la típica teja árabe, en vertientes distintas según los tramos expuestos, el pavimento generalizado es de barro cocido rojo, salvo en el atrio, solado con grandes losas de rodeno, y el segundo cuerpo de la sacristía con suelo del característico yeso de Albarracín, con el que se enluce todo el interior del monumento.

 
FOTO
Fotos Cadena Ser Teruel
 
OBISPADO DE TERUEL Y DE ALBARRACÍN
PLAZA FRANCÉS DE ARANDA, 3  44001  TERUEL
TL. 978619950  FAX. 978619951
E-MAIL: tesecre@planalfa.es
WEB: www.diocesisdeteruel.org